Sexo, Zombis y Rock an roll (A la italiana)

Por Ted Kord
Dellamorte dellamore (1994)
Dir: Michele Soavi
Resulta que en el cementerio de la ciudad Italiana de Buffalora, los muertos no descansan del todo y una semana después de su muerte reviven como zombis hambrientos de carne humana queriendo escapar del camposanto.
Su sepulturero apellidado Dellamorte es el único guardián que puede evitar la invasión de los muertos vivientes a Buffalora y mantener a sus clientes en sus tumbas, Junto a un corto y desagradable ayudante, pero
todo cambiara cuando Dellamorte se enamore de una joven y sensual viuda.
Hasta acá se imaginan una peli de Zombis pero en realidad Dellamorte Dellamore es algo inclasificable dentro de los géneros ya que esta realizada con un humor negro que va avanzando momento a momento,
logrando ser bastante “bizarra” ya que no sigue ningún patrón establecido volviendo a su trama completamente impredecible y este a mi entender es uno de los puntos atractivos de esta película.
Rompiendo cánones aquí y allá esta historia tiene giros surrealistas que te sacan de todo registro o molde previo de cualquiera película de horror de Holliwood y verdaderamente no podes adivinar que es lo que pasara (e inclusive lo que esta pasando).
Las tomas, efectos y ambientación son muy
buenas, esta muy bien filmada (recordemos q estamos en 1994 y esto no es Holliwood) tiene muy buenos recursos y pese a usar casi siempre la misma estenografía (el cementerio) esto no “aburre para nada”, las actuaciones están a la altura de los personajes que son verdaderamente inverosímiles
Esta película plantea ser una suerte de “versión cinematográfica” del personaje de comic italiano Dylan Dog, aunque al principio parezca así,
al correr la cinta notamos que toma otro camino.
Sin embargo, no son pocos los que erróneamente consideran a la película Dellamorte Dellamore como una adaptación del cómic. La confusión proviene que esta película (estrenada en 1994 y dirigida por
Michele Soavi) está basada en una novela del propio Tiziano Sclavi, creador de Dylan Dog quien también escribió el guión de la película. Otro punto de confusión es que su protagonista es el británico actor Rupert Everet actor del cual en el año 1986 se basaron en su físico para crear al personaje de comic, que salvo por el color de la camisa (blanca en lugar de roja) se viste y comporta casi igual que Dylan en esta película.
Desmembramientos de muertos vivos, accidentes fatales de un micro lleno de boy scouts, sexo con infartantes italianas sobre la tumba de su viudo, diálogos sin sentido, mas desmembramientos de muertos vivientes, necrofilia y un gordo enamorado de un cabeza que habla son lo que podemos llegar a ver en esta peli del año 1994 llamada “Dellamorte Dellamore” en U.S.A, pero que a Latinoamérica nos llego a los videos Club´s con el nombre de “Cementery Man” y en España con el titulo “Mi novia es un Zombie” (adelantándose a que los espectadores la “digieran” como una comedia).
Como dato anecdótico podemos ver al “gay bueno” de Rupert Everet, en un rol totalmente diferente al de otras películas como “pistolero mata zombies, necrófilo impotente”, recordemos q Rupert fue uno de los
primeros “destapados” homosexuales del mundillo de Holliwood y a quedado anclado a roles homosexuales.En fin vi esta película de curiosidad debido a Dylan Dog, pero la disfrute mucho mas allá de eso con: la trama carente se sentido, las absurdas situaciones, los FX y el suspenso, pero sobretodo son memorables las escenas de sexo con Anna Falchi.
Eso si…cuando termine la peli exclamaran cual Condorito…
“Exijo una explicación”Pueden descargar la pelicula de aca
http://www.cultmoviez.net/2010/06/dellamorte-dellamore-1994.html

1 comentario:

terraman dijo...

dellamorte dellamore es una auténtica joya del cine de zombis, que escapa a la tematica a la que estamos acostumbrados. yo la vi hace varios años en un canal de cable y ni siquiera sabia el nombre pues la vi empezada. tuvieron que pasar varios años hasta que la encontre con el titulo americano de Cementery Man y volver a verla me gusto mas que la primera vez.