La lucha continúa.

Por Huguito Bogado.

Antes que nada, la sinceridad: Dí con este libro de casualidad, una mañana cuando iba a tomarme el tren en Ban
field, en el kiosco de revistas de adentro de la estación. Cuando leí la contratapa supe que era para mí: Un ex arquero que es contratado por una troupe de viejos luchadores de catch para que reemplace a un compañero desaparecido y, en el medio, una mujer fatal que enquilomba el guiso. Aparte, $10, una ganga. Atajarle un penal al presidente en un partido en la Casa Rosada no puede ser un buen presagio. Así lo vivió en carne propia Pedro Pirovano, el personaje principal de esta obra, un ex-arquero devenido en representante de jugadores, que fue a jugar ese match como una previa a que se declarara en el Congreso el "día del arquero". Y así, como el guardameta que una vez fuera, tiene que sacar pelotazos de todos lados: Una ex-esposa que lo presiona para que no la deje tatuarse a su hija adolescente, un jugador al cual representa que lo presiona para saber si se concreta su pase a Alemania y una mujer con la que está involucrado y que, casualmente, es la esposa de su representado. Todo sin quitarse nunca un guante de arquero de una de sus manos. En medio de todo este panorama, caen en su oficina unos ex luchadores de Titanes en el Ring que lo terminan contratando para reemplazar a uno de sus integrantes, desaparecido en forma misteriosa. Un tatuaje, un secuestro, un detective retirado y un cadáver en la Reserva Ecológica de Costanera Sur serán el disparador de una serie de idas y venidas, donde descubriremos que Pirovano no sólo tiene siempre un as bajo la manga, sino también bajo su guante de arquero... Sasturáin escribió esta novela que salió en forma semanal en Página 12 (de ahí lo corto de cada capítulo) y luego recopiló todas las publicaciones en este libro entretenidísimo. El escritor nos hace una visita guiada por toda Buenos Aires, que va desde el más bajo mundo, y me refiero literalmente, como son los túneles de la línea A o directamente las cloacas, hasta el hoy extinto "Café El Molino". Y en el medio, la aparición de "Catcher", un alter ego de Pirovano, una suerte de Wolverine urbano que le soluciona (o le agranda) el quilombo. En resumen, una novela entretenidísima, con mucho humor de todos los colores, ambientada en la Buenos Aires de Carlos I de Anillaco, ideal para esos viajes de tren o para esa siestita, tirado al sol en alguna playa bonaerense. Encima, si leés a Sasturáin, publicado por Página/12 como que das intelectual, viste? Y eso en cualquier balneario de la costa se traduce en una palabra que inmortalizaría Juan Carlos Pelotudo: Minitash!!

3 comentarios:

Lucas Costa dijo...

muy bueno huguito, me dieron ganas de leer el libro, me lo tenés que prestar!

Hexekiel dijo...

Me encanto, me anoto en la lista de espera, jejeje nah, se conseguira ese libro? a mi me tentaron sus novelas de detectives...

Huguito dijo...

Gracias por los comentarios. Como les dije, estaba en el quiosco de revista y los vi en otros, es cuestión de preguntarle al kiosquero amigo, porque calculo que Página/12 los seguirá distribuyendo.